martes, 9 de diciembre de 2008

The mirror


Mirar hacia atrás y contemplar lo que ví, me hizo pensar que hago falta allí. Aunque muchas veces diga lo contrario creo que me necesitan, aunque luego me arrepienta de como actúo, pero ese comportamiento no tiene nada de maldad, es espontáneo, si, espontáneo, me gusta esa palabra. Pienso que mucha veces en mi vida la evito, pero no debería, tengo que ser yo, y ese yo es así. Enlazó unos temas con otros como la callejuela que acaba en una gran avenida, y esa arteria de la ciudad que poco a poco voy creando quizás se abra al tráfico en unos días, sí, ¿y por qué no aprovechar estas fechas, donde las luces están encendidas, la música ambienta las calles, la gente va y viene...? Pero no, hace frio, no quiero salir, el frio me da miedo, necesito de ese fuego que muchos tienen, pero yo desde luego que no lo tengo ¿y si voy a por lo necesario para encenderlo? no sé, sigo teniendo frio




2 comentarios:

a gritos dijo...

Eso se arregla con una piedra y un palito... Deberías aprovechar estas fechas en las que la mayoría de la gente está sumida en su egoísmo, y encender tu propia hoguera pequeño. (Y recuerda que si una vez fuera, lo que ves no te gusta, yo vuelvo a abrirte la puerta para que pases dentro).

ChicasChicas dijo...

interasante son las acciones de las personas, algunas crueles sus intenciones, pero el frio aunque me da miedo me enseña a ver que luego viene el verano...
muy bonito blog y pensamientos.

National Geographic POD